Edgardo Montero

Edgardo Montero

Guías prácticas, crónicas épicas y poemas sobre el viaje y la existencia a lo largo del planeta. read less
Sociedade e culturaSociedade e cultura

Episódios

Andalucía. Escribiendo nuevas líneas en Sierra Nevada
17-03-2024
Andalucía. Escribiendo nuevas líneas en Sierra Nevada
Desde la cima de la sierra nevada, contempló la página blanca infinita de las montañas, luego sigue el verde vida, y al final la azul calma del mar y el cielo, siendo uno y hacia ellos desciendo.  El viento con su velocidad me envuelve en sus caricias y me susurra que estoy en riesgo, entonces le sonrío y tomados de la mente, avanzamos por la pendiente cantando al unísono. El secreto es fijar la mirada con decisión en aquello que se está buscando, yendo de lado a lado, se va controlando la velocidad, la línea recta no existe, sólo podemos hacer trazos, hacia pequeños tramos y objetivos, paso a paso, verso a verso, así me voy comprendiendo.. Siguiendo con el Flow, hacia donde enfrentó el corazón me muevo, en cuanto empiezo a dudar de mí pierdo la dirección, pierdo la razón, pierdo mi enfoque y pierdo la velocidad y la confianza ganada, todo es inercia, es salir acumulando velocidad a través de la consumación de actos voluntarios intencionados hacia un mismo objetivo. El frío está cicatrizando mis heridas, entro en la recuperación de aquello que siento que perdí, o aquello que nunca nació.  Escribo mi nueva historia en la nieve blanca deslizando mis pies por la montaña. La dirección la elijo con el corazón, confiando en mi voluntad, mi fuerza, mi conciencia, mi indolencia.  Tenía que venir a esquiar para demostrarme que puedo volver a empezar, que estoy escribiendo no es una una memoria de transformación sin final.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 10. En el camino hacia Inveroran, West Highland Way
10-03-2024
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 10. En el camino hacia Inveroran, West Highland Way
10. En el camino hacia Inveroran, West Highland Way Nos gusta ascender montañas por qué nos marcan la dirección correcta hacia la que deberían ir nuestras acciones y plegarias, pues al final, la gran meta está arriba y adelante, y la única forma de llegar a ella es moviendo los pies y alzando la cabeza. Y una vez que llegamos a la cima nos gusta contemplar el paisaje desde arriba, porqué así comprendemos la infinitesimal partícula que somos en la composición del universo, y al vernos en perspectiva nos damos cuenta, de la ridícula arrogancia en la que estamos encerrados, al darnos tanta importancia.  Nos gusta perdernos en la naturaleza pues en la libertad encontramos la ubicación correcta, somos pasajeros momentáneos, estamos siempre de paso, este es un viaje de ida, en el que no hay descanso, ni regreso, siempre nuestros minutos van caducando.  Nos gusta leer y escuchar lo que dicen los demás, pues al escucharlos vemos que somos nosotros hablándonos desde otra perspectiva, la más profunda verdad que negamos es que somos uno mismo, somos interdependientes y estamos conectados, el elemento de unión es el aire que respiramos. Nos gusta regresar a la madre tierra, pues en esta conexión física, amorosa, espiritual, poética nos reconciliamos con las verdades que obviamos, y que debemos repetirnos mil veces para no olvidarnos, estamos conectados, en este momento lo estamos tu y yo a través de las palabras, en esta tierra a través de las acciones que realizamos, lo sentimos al sumergirnos en el silencio y cuando accedemos a lo más profundo que tenemos, a la armonía celestial del viento que nos comprueba nuestra conexión con lo eterno.
West Highland Way 5 ¿ Cómo es el quinto día del West Highland Way de Tyndrum a Glencoe ?
02-10-2023
West Highland Way 5 ¿ Cómo es el quinto día del West Highland Way de Tyndrum a Glencoe ?
Inicio TyndrumFin GlencoeDistancia 29.1 kilómetros Tres días después con plantillas nuevas y habiendo rentado el servicio de transporte de maletas regresé en autobús a Tyndrum, justo al lugar donde me quedé en Glasgow pesé mi maleta eran 22 kilos los que traía, se supone que no se debe cargar más del 15 por ciento de mi peso, es decir estaba cargando un 50 por ciento más de lo debido.  Además de aligerar el peso de la backpack metí una mochila pequeña de 20 litros con bolsa de hidratación para andar durante el día, dejé la mochila pesada en el hospedaje donde quería quedarme hace tres días, y de ahí en adelante diariamente este servicio levantaría mi maleta y la llevaría hacia mi siguiente hospedaje, al final no perdí ninguna reserva, pues mandé un aviso a cada uno de mis hospedajes para cambiar la reserva y lo hicieron sin problema, esta creo fue la única gran bondad de hacer el West Highland Way durmiendo sólo en campings.  Los días que me ausenté había llovido casi todo el día, fue una buena decisión el haber tomado el descanso pues me sentía renovado y había un buen clima, en cuanto empecé tuve la sensación que amo de estar en el final del mundo, la campiña lucía infinita, esa es la alegoría, la metáfora, la melodía, el final del camino es el infinito, y por unos días en el West Highland Way lo habito.  Al no llevar la mochila, me sentí volar por las nubes blanquiazules, paso a paso despegaba mi ser del verde intenso del pasto, la gravedad desaparecía y en su lugar aparecían una y otras cimas, más tarde me encontré con una cascada pegada a la pared sobre la cual corría ligera el agua, pegué la mejilla a ella y sentí como si el west Highland way me besara, luego siguiendo los consejos de los escoceses fui más allá saqué la lengua y empecé a beber del agua pura, exquisita y clara. 105314 Poco a poco sentía me convertía en un animal pastando con mi mirada, los cerros que parecían existir solo para ser admirados. Las flores moradas detenían y jugaban con la luz entre sus espinosas ramas, una armoniosa perfeccionó me envolvió una y otra vez, al no llevar peso sentí que tenía mucho más tiempo e hice muchas pausas porque no quería despedirme de las maravillas que miraba.   Como es costumbre en Escocia, de un momento a otro aparecieron varias nubes y empezó a lloviznar y justo en ese momento encontré un restaurante. Al sentir la cálida atmósfera del lugar decidí ponerme cómodo y pedir un gran pedazo de bacon con piña y una Coca Cola, justo cuando me disponía a salir se soltó otra vez la lluvia entonces pedí un café con espuma y un scone, el cual es el pan escocés típico, es una especie de bisquet con fruta, que se acompaña con una crema que parece mantequilla y mermelada, me sentí dichoso del momento y del manjar, dejé pasar un poco el tiempo leyendo y escribiendo, después de dos horas en el lugar le pregunté al mesero cuando faltaba para Glencoe, me dijo que de cuatro a seis horas, le enseñe el google maps que me decía que eran solo tres, movió la cabeza y me dijo cuando menos serán cuatro horas y media, entonces me sentí apurado, en cuanto salí empezó a llover.  Me empecé a regañar una vez más, “te confiaste, saliste tarde otra vez”, entonces aumenté mi velocidad, al poco tiempo me vi danzando entre los charcos a un ritmo mágico, recordé entonces cuando a los dieciocho años fui por al desierto de San Luis Potosí por una semana y descubrí que tenía el alma de un guerrero, volví a sentir esa agilidad, el ritmo del agua armonizaba con el de mis pisadas,  movía mis extremidades de forma rápida y vino otro recuerdo de cuando era pequeño, adoraba esa sensación de aventura y movimiento, ahí me di cuenta que he sido, soy y seguiré siendo un guerrero.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 15. Ben Nevis, Fin del West Highland Way
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 15. Ben Nevis, Fin del West Highland Way
15. Ben Nevis, Fin del West Highland Way He abierto unas cuantas más puertas a mi conciencia a través del West Highland Way, en sus vías he accedido una vez más a la sabiduría que emana del crujido de mis pisadas en las rocas, su neblina ha elevado mi sombra hasta mis ojos y como en un espejo me reflejo en cuanto observo, me he unido con el flujo de las esporas avanzando y reproduciéndose en el viento, al mágico crecimiento lento de los hongos en la materia descompuesta, en los árboles que han caído pero siguen vivos y sus raices crean nuevos ecosistemas, como ellos aun cuando caigo sigo en la evolución, la creación es infinita, lo siento, lo encarno, lo creo, soy una materia viva.   He renacido muchas veces en esta existencia, al estar por completo conmigo en las travesías, me doy cuenta de los cambios que me están sucediendo, los comprendo, los abrazo, los acepto e interpreto el movimiento de las nubes en el cielo. Soy esa variación informe que no cesa de moverse, ese cúmulo que oscurece y da paso a la luz de repente. Soy también la montaña que la exhala, la forma amorfa que me forma se desdobla en un concierto de hojarasca. No ceso de verme y me doy cuenta de cuán simples son mis necesidades, pero en qué grandes problemas complejos entretengo a mi cerebro, es una lástima que en el fondo seamos incapaces de disfrutar cuanto tenemos y estemos casi condenados a estar insatisfechos buscando aquello de lo que carecemos, pero creo que también gracias a eso es que hemos como humanidad avanzado.  Al final del West Highland Way está el gran Ben Nevis, quien me muestra su glaciar cara gris de montaña y me grita en silencio “ven hacia mi, te traje hasta aquí para que intentes entrar en mi, el camino no termina, hasta que comprendas la perspectiva universal y atemporal” y algo en mi contesta “quiero cesar un poco más mi lógica y darle paso a la sensibilidad que me desborda, abrirme la cabeza un poco más para dejar salir al arcoíris que hay en mí, debo dejar que esta cirugía a corazón abierto me siga transformando en lo que deseo, que las hojas blancas no cesen de llenarse de tus consejos”. Los árboles resuenan como uno solo en un rumoroso estruendo, el cataclismo de mi mismo está sucediendo, el eterno regreso hacia la naturaleza me concentra, me dejo ir en la espiral, suelto por completo el peso, voy haciéndome cada vez más ligero, tomo más y más velocidad, hasta que regreso a mi ser original, me veo con cariño y me abrazo una vez más, ha sido difícil llegar hasta acá, nos digo, ha sido doloroso, pero es divino, somos el más grande misterio, el más bello, el único que tengo.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 11. En el camino hacia Inveroran
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 11. En el camino hacia Inveroran
11. En el camino hacia Inveroran Camino por la columna vertebral de las montañas, subo y bajo cimas cuál si fuera una canica que va asombrándose de cuánto admira, rodar es mi único objetivo y mientras lo hago descifro un poco más del misterio, de los símbolos en los que me entretengo mientras en el paisaje me concentro, mientras lo hago siento que me empieza a salir musgo en el cabello, mis pies se van convirtiendo en piedras que chocan contra otras emitiendo un magnífico estruendo, expulsó agua por cada uno de mis poros y a veces cuando asciendo muy alto de mis lagrimales nacen de fascinación cascadas, brotan flores de mis retinas, de mi pensamiento, esporas que vuelan en el viento, se siembran más adelante y explotan creando otras, como una pandemia nos vamos contagiando de creencias,  mi ADN se me está ordenando verde y creo también me han aparecido en los los tobillos unas pequeñas alas rápidas de colibrí, mientras que de mis omoplatos se alzan largas otras grandes alas, mis gritos cada vez suenan más como el grito del águila, siento en mis fluir torrentes   azules que se despeñan de forma constante a velocidades insospechadas, mi sensibilidad está en diálogo con el ambiente y aveces se detiene, entonces parece que de mis montañas emergen nubes, así me voy al cielo y entonces caigo en cuenta que mi verdadera esencia es el viento y que lo que más me conquista es cuando a través de una chispa me convierto en fuego.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 9. En el camino hacia Tyndrum
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 9. En el camino hacia Tyndrum
9. En el camino hacia Tyndrum Un rayo despierta desde el centro de la tierra y me une con el Zenith, desde el este hasta al oeste creo una cruz con mi parpadeo, una energía positiva conforme muevo las piernas me regenera, entonces tecleo mi poesía épica encarando mi transición completa. Enfrento el horizonte con mi sonrisa más retadora e inquieta, esa que se acuerda de los millones de orgásmicos paisajes que ha vivido, esa que hilvana mi memoria emocional en una carcajada solitaria y le digo y me digo, estoy aquí, cada uno de los sacrificios y retos que he abordado me han traído hasta aquí, a este lugar donde la música se crea con la letra y los pasos rítmicos me elevan, esta es la energía que me alimenta, la electricidad que mi artefacto genera, el canto que mi animal celebra, a lo que he venido a este lugar, a este momento, a tu cabeza.  Voy ascendiendo al cielo por el camino alto del este escocés, los cerros redondos parece fueron hechos simplemente para ser recorridos, el sol se cuela en túneles por en medio de las nubes, y yo asciendo y desciendo en su sinuoso juego, me reencuentro con el natural amigo que me espera siempre en el silencio y me va dictando poesías para seguir escribiendo, me alejo también del internet y simplemente me dejó ir en la sencilla poesía idílica que con ojos verdes me mira, el camino es infinito así como la profundidad de la belleza que se encuentra en la campiña escocesa.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 7. En el camino hacia Inverarnan, West Highland Way
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 7. En el camino hacia Inverarnan, West Highland Way
7. En el camino hacia Inverarnan, West Highland Way Yo confieso ante dios Todopoderoso y ante ustedes hermanos que estoy dividido, lo que ustedes proponen siento es lo que me dicta el miedo, el cemento y el cerebro, mientras a lo que dios me inclina es al valor, a la naturaleza y al sentimiento. Estoy cierto en que lo que mejor puedo invertir mi tiempo es en ayudarte a viajar, a incitarte a descubrir las maravillas naturales que existen en el planeta y acercarte formas de habitar en ellas, se que para incitarte a hacerlo es más importante decirte lo que siento que lo que veo, mi meta es que sepas lo que siente habitar en el paraíso y que sientas el embeleso irreal en el que me sumerjo a través de dejar volar mi corazón en el viento, los versos y el silencio.  El único compromiso que me interesa es con la belleza, sentarme a contemplarla hasta que me permite acceder a ella, cuando se desvela y con su sutil iridiscencia destella mis más íntimas fibras, me hace sentir que dejo el suelo, veo solo las cimas y  entonces nacen de mis tobillos pequeñas alas, y sólo está en mí el dejarme ir, la gravedad por momentos desaparece, respiro entonces como nube en la montaña, me disuelvo entonces en partículas de agua, o en un hongo que brota en la cima, o en una lágrima que exhala un enamorado por nostalgia.  Voy perdiendo la identidad lentamente en el silencio, la materia se aliviana hasta volverse delgada como la piel de mis plantas maltratadas, los tobillos delgados tiemblan de andar tanto con cargas tan pesadas: mi historia, mis personalidades y mi casa. Paso a paso me siento reconciliado con la multiplicidad de identidades que encarno y las que voy creando, me siento conmigo y veo que puedo hacer cuando deseo, pero que lo que más deseo es la unión, el encuentro con lo eterno y por ello escribo para sacarlo de mi mismo, para entenderlo, para avanzar un poco más en el rio que se deshiela a través de la montaña mágica.  Estoy perdiendo poco a poco la conciencia, la materia, la certeza y aquello que me ata, se van disolviendo las cadenas, cada vez mis pies y mis manos están más conectadas, se están haciendo fuertes mis palabras, esta actividad se ha vuelto mi hogar, mi mirada cada día es más lejana y remonta por las montañas verdes, que dicen estar en escocia, por este momento, mi casa.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 6. En el camino hacia Rowardennan
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 6. En el camino hacia Rowardennan
6. En el camino hacia Rowardennan El principal problema de la libertad es que no sabemos qué hacer con ella, parece siempre ser el fruto preciado, lo más anhelado, pero cuando llegamos a ella nos quedamos intimidados balbuceando como frente una mujer de belleza excelsa, creo que escribo para poder comunicarme con ella para poder entenderla.  No sabemos qué hacer con la libertad, cuando llega lo primero que hago es desaparecerla, busco alguna preocupación y me ahogo en ella, mi segunda gran distracción o afición es irme al futuro, a las posibilidades de felicidad, creo ilusiones que me hacen sentir o me prometen sentirme bien, últimamente en lo único que pienso es en viajar por días, meses o años sumiéndome en lugares naturales espectaculares y cuando estoy en ellos, sigo buscando otros nuevos, como antes lo he hecho con los negocios, las relaciones, los trabajos, los bienes. Y si no es el futuro es el pasado, entro en el sufrimiento espiral nostálgico, que  no acepta el dolor de que lo que pasó, pasó, que ya terminó tal relación, la temporada, el trabajo, la edad y si me sumerjo en los recuerdos que no vendrán siento un dolor en el pecho que me oprime y me persigue y me pierdo en un laberinto de tristeza y la única salida es aceptar, que ya terminó, que lo que fue no será, que el pasado es una ilusión y entiendo que no era tan bueno como lo soñé, pues por algo puse fin a ello, por algo ya no está, y por más que busque volver a vivirlo, sé la verdad, nunca será lo mismo porque no soy quien fui, ni los demás son quienes eran, ni las condiciones se volverán a dar, la verdadera tragedia está en anhelar que el tiempo vuelva.  Va mi mente hacia adelante, luego vuelve atrás y de esta fantasía creo una sinfonía de emociones, que al momento de escribirlas me suena a una ilusión infinita, y al parecer la única forma que tengo de estar en el presente es través de la meditación y ella me lleva y me ensalza la libertad, pero ahí viene el monstruo de mi angustia, de mi insatisfacción que  siempre me pide más, emociones, paisajes, viajes, creaciones, distracciones, diversiones.  No se que hacer con la libertad, pero no puedo dejarla de buscar, porqué creo, siento, que en ella está la felicidad, simplemente no puedo parar de buscarla, de anhelarla, de intentar comprenderla con las palabras, siento que en ella está la más absoluta verdad, la esencial y que vale la pena ir tras ella, es la razón inicial, la comprensión fundamental, el entendimiento natural.
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 3 En el camino hacia Drymen.
09-09-2023
CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 3 En el camino hacia Drymen.
3 En el camino hacia Drymen. Podría escribir mil veces que deseo limpiar mi mente en el río, tantas como el agua borbotea cada segundo, siento tanto potencial de calma y felicidad que no lo puedo dejar de desear, quiero bautizarme nuevamente una y mil veces como lo hace el sol cada mañana, quiero dejar el dolor de ser quien soy, aunque se que soy el dolor y el es el gran maestro que me da comprensión, que me arrastra y me lleva hasta lo más ínfimo de mi conciencia y estoy aprendiendo a no tenerle miedo sino respirarlo, dejar que pase, deseo regresarlo a su carácter momentáneo y avanzo siendo el mismo río, la misma corriente, el chorro y la gota, la oración y las palabras que la forman, deseo avanzar como él sin cesar y abrazar por cada ángulo a aquello que detesto y amo, no conozco el silencio, sino simplemente la armonía del rumoreó y con ello estoy contento. El río es mi maestro y como el continuo mi camino moviéndome siempre, siendo la gota, el chorro y la corriente, despidiéndome sin dolor siempre, solo dejando un poético rumor perenne en la mente de quienes por un momento lo sostienen o en el se bañan y nadan simulando y siendo uno con el agua. En la mañana he metido mi mente para limpiarla de las llagas de la vida que llevaba, bañe mis ojos para dejar nueva mi mirada, ahora meto los pies para que se borren los rastros de lo andado y llenos de energía me lleven a mi siguiente transformación, a mi siguiente renacimiento, más libre, más feliz, sincero, sencillo y bello, tal como el río en el que hoy me sumerjo.