CANTOS DEL WEST HIGHLAND WAY 6. En el camino hacia Rowardennan

Edgardo Montero

09-09-2023 • 2 min

6. En el camino hacia Rowardennan

El principal problema de la libertad es que no sabemos qué hacer con ella, parece siempre ser el fruto preciado, lo más anhelado, pero cuando llegamos a ella nos quedamos intimidados balbuceando como frente una mujer de belleza excelsa, creo que escribo para poder comunicarme con ella para poder entenderla.

No sabemos qué hacer con la libertad, cuando llega lo primero que hago es desaparecerla, busco alguna preocupación y me ahogo en ella, mi segunda gran distracción o afición es irme al futuro, a las posibilidades de felicidad, creo ilusiones que me hacen sentir o me prometen sentirme bien, últimamente en lo único que pienso es en viajar por días, meses o años sumiéndome en lugares naturales espectaculares y cuando estoy en ellos, sigo buscando otros nuevos, como antes lo he hecho con los negocios, las relaciones, los trabajos, los bienes.

Y si no es el futuro es el pasado, entro en el sufrimiento espiral nostálgico, que  no acepta el dolor de que lo que pasó, pasó, que ya terminó tal relación, la temporada, el trabajo, la edad y si me sumerjo en los recuerdos que no vendrán siento un dolor en el pecho que me oprime y me persigue y me pierdo en un laberinto de tristeza y la única salida es aceptar, que ya terminó, que lo que fue no será, que el pasado es una ilusión y entiendo que no era tan bueno como lo soñé, pues por algo puse fin a ello, por algo ya no está, y por más que busque volver a vivirlo, sé la verdad, nunca será lo mismo porque no soy quien fui, ni los demás son quienes eran, ni las condiciones se volverán a dar, la verdadera tragedia está en anhelar que el tiempo vuelva.

Va mi mente hacia adelante, luego vuelve atrás y de esta fantasía creo una sinfonía de emociones, que al momento de escribirlas me suena a una ilusión infinita, y al parecer la única forma que tengo de estar en el presente es través de la meditación y ella me lleva y me ensalza la libertad, pero ahí viene el monstruo de mi angustia, de mi insatisfacción que  siempre me pide más, emociones, paisajes, viajes, creaciones, distracciones, diversiones.

No se que hacer con la libertad, pero no puedo dejarla de buscar, porqué creo, siento, que en ella está la felicidad, simplemente no puedo parar de buscarla, de anhelarla, de intentar comprenderla con las palabras, siento que en ella está la más absoluta verdad, la esencial y que vale la pena ir tras ella, es la razón inicial, la comprensión fundamental, el entendimiento natural.